Consejos para el día a día

Consejos para el día a día

¡Hidrátate! Es importante que, como mínimo, consumamos un litro y medio de agua al día ya que, a parte de ayudar a depurar nuestro organismo, también ayuda a producir la saliva y controlar el pH natural de la cavidad bucal.

¡Controla las temperaturas! Al igual que no es bueno ducharse con agua muy caliente, para los dientes, tampoco es bueno estar en contacto con alimentos muy calientes o muy fríos, así que hay que intentar evitarlo. Las consecuencias de una comida excesivamente caliente pueden provocarle lesiones en la lengua, encías y esófago y una comida especialmente fría puede exacerbar la sensibilidad de los dientes.

Cepíllate los dientes después de las comidas, pero espera media hora. Después de una ingesta de comida el pH de nuestra boca disminuye, es decir, se vuelve más ácido. Si nos los cepillamos justo después de una comida repartiremos este ácido por toda la boca y estaremos frotando los dientes con un pH más ácido de lo normal, contribuyendo que la dentina sea afectada. Una manera de acelerar el proceso de reequilibrio del pH de nuestra boca tras las comidas es enjuagarse la con agua o masticar chicle SIN AZÚCAR.

Antes de dormir… ¡limpieza en profundidad! Mucha gente no tiene tiempo a cepillarse los dientes durante el día o después de las comidas a causa del ritmo frenético de la vida, pero es muy importante hacerse un buen cepillado una vez al día y el mejor momento para hacerlo es la noche. Si nos cepillamos antes de acostarnos podemos prevenir muchas caries y afecciones varias, ya que eliminamos los restos de comida y placa que se han ido acumulando a lo largo del día y que, por la noche, aprovechan para actuar ya que no tienen tantos factores que se lo impidan, como podría ser enjuagarse o beber agua. A parte, tenemos que procurar hacer un cepillado en profundidad, es decir, utilizando cepillo, hilo y enjuague bucal teniendo en cuenta que tenemos que utilizar de específicos según diferentes las afecciones, su odontólogo le indicará que tipos debe usar.

El primer afectado por el tabaco son los dientes. El consumo de tabaco tiene consecuencias a corto y largo plazo, los dientes sufren desde el primer cigarro hasta el último, uno de los primeros problemas que surgen con su consumo son la aparición de manchas, a parte, al ser vasoconstrictor también afecta a nuestras encías, ya que no tienen tan buen riego sanguíneo y, por lo tanto, hay retraen y pueden causar la perdida de algunos dientes.

¡No te comas las uñas! A parte de introducir bacterias al morder las uñas o cualquier otra cosa, mordisquear continuamente acaba erosionando el esmalte de los dientes, provocando microtraumatismos que pueden llegar a fracturarlos y provocar – a largo plazo – sensibilidad dental.

Utiliza el protector bucal para hacer deporte. Las actividades deportivas en las que se mantiene contacto físico con otros participantes son una de las principales causas de traumatismos y fracturas dentales. Incluso deportes individuales como los deportes de agua o nieve o el ciclismo suponen un alto riesgo para la integridad de nuestros dientes. Los protectores pueden que resulten molestos al principio, pero uno se acostumbra, a parte es una inversión de futuro porque – aunque sean baratos – previenen incidentes que pueden resultar caros.

2018-12-20T12:34:49+01:00Consejos Salud|